Sorpresiva eliminación de Brasil ante Canadá en el fútbol femenino de los Juegos Olímpicos de Tokio

5

Cuando la selección de Brasil accedió a los cuartos de final como segundo del Grupo F en el torneo femenino de fútbol de los Juegos Olímpicos de Tokio, logró esquivar al tetracampeón mundial y olímpico Estados Unidos. Pero Canadá, que se presentaba como un rival accesible, terminó siendo su inesperado verdugo y la Canarinha quedó eliminada por penales.

Tras el empate 0-0 en los 120 minutos reglamentarios, las jugadoras de Brasil terminaron cayendo ante las canadienses en los penales por 4-3. La gran figura fue Stephanie Labbé, la guardameta del elenco norteamericano, que detuvo dos disparos en la tanda que definió el partido.

El duelo inició con una Canadá incisiva pero Brasil no tardó en responder en un partido que por momentos se vio muy cortado debido a las faltas en el mediocampo. El VAR entró en acción en el primer tiempo, en una acción de la defensora canadiense Allysha Chapman sobre la brasileña Duda, pero la árbitra francesa Stephanie Frappart revisó la jugada y decidió que no hubo infracción.
Canadá tuvo su posibilidad más nítida en el minuto 59 con un cabezazo de Vanessa Guilles que pegó en el travesaño. Las jugadoras dirigidas por el alemán Bev Priestman empezaron a creer que la clasificación era posible. Y después de una prórroga sin jugadas destacables, sellaron su boleto a la siguiente fase en los penales. Su rival ahora será Estados Unidos, que se impuso por penales a Países Bajos tras igualar 2-2 en el tiempo reglamentario.
Los fallos de Andressa y Rafaelle en los penales fueron lapidarios para un combinado brasileño que tiene dos medallas de plata (Atenas 2004 y Pekín 2008) en sus vitrinas y que venía de terminar en el cuarto puesto en Río 2016. Con esta caída igualan su peor actuación, la de Londres 2012, donde también fueron eliminadas en los cuartos de final.