No al plástico de un solo uso: sugerencias del Papa para salvar el ambiente

26

Poner fin a la contaminación causada por los plásticos. Para lograr este objetivo, el pasado viernes 14 de enero entró en vigor en los países de la Unión Europea una ley que prohíbe la utilización de plástico de un solo uso. Están prohibidos los platos, los cubiertos, los vasos, los bastoncillos de algodón, las pajitas y los globos de plástico. Pero también las bolsas de la compra, los envases de alimentos y bebidas, las tapas y los tapones. Y muchos otros productos de plástico.

La prohibición no se aplica a los productos de plástico lavables y no desechables, que son reutilizables. Hay multas, incluso cuantiosas, para los que no cumplen. La sanción administrativa puede variar desde un mínimo de 2.500 euros hasta un máximo de 25 mil euros por “la comercialización o puesta a disposición de productos que infrinjan lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 5”.

Platos de plástico
Cada año se producen en Europa unos 58 millones de toneladas de plástico. Este material se utiliza principalmente para el envasado (40%). Pero también para bienes de consumo y artículos del hogar (22%). Otros ámbitos son el sector de la construcción (20%), los coches y camiones (9%) y el material eléctrico (6%). Otra área es la agricultura (3%). Sólo se recicla el 30% de los residuos de plástico, un material no biodegradable y de larga duración. El plástico contamina los bosques, acaba en el mar, se descompone en pequeñas partículas que también entran en la cadena alimentaria y acaban en nuestros platos.

Responsabilidad medioambiental
A lo largo de su pontificado, el Papa ha recordado repetidamente los daños causados al medio ambiente, también por los plásticos.

En la encíclica Laudato si’, Francisco subraya que “la educación para la responsabilidad ambiental puede fomentar diversos comportamientos que tienen un impacto directo e importante en el cuidado del medio ambiente, como evitar el uso de plástico o papel, reducir el consumo de agua, diferenciar los residuos, cocinar sólo lo que se puede comer razonablemente, tratar con cuidado a otros seres vivos, utilizar el transporte público o compartir el vehículo entre varias personas, plantar árboles, apagar las luces innecesarias, etc.”. Todo ello forma parte de una creatividad generosa y digna que muestra lo mejor del ser humano.

Utilizar todas cosas biodegradables
Asimismo, hay varias cosas que podemos hacer a diario para proteger el medio ambiente. El Papa Francisco recuerda algunas buenas prácticas durante el enlace televisivo emitido el 17 de diciembre de 2015 por la CNN con las “Scholas Occurrentes”.

“Por ejemplo -declaró el Pontífice en esa ocasión- siempre podemos utilizar material biodegradable. Sabes que una bolsa de plástico que no es biodegradable se queda ahí durante milenios y eso daña el medio ambiente. Podemos utilizar todo lo biodegradable”.

“El futuro de nuestra casa común también depende de pequeños pasos diarios. Los reglamentos y las directivas pueden señalar el camino y las vías que están prohibidas. Pero son las elecciones diarias y los estilos de vida los mayores aliados de la creación. Sólo así podremos construir realmente una auténtica educación para la responsabilidad medioambiental”, concluyó.

Vatican News