El TLC entre Colombia y Estados Unidos ha impulsado el potencial de nuestro país: AmCham

86

Desde la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, lideramos un análisis del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos, que entró en vigencia en 2012, con el propósito de identificar los avances logrados en estos 11 años y trazar la hoja de ruta que los dos países deben seguir para fortalecer la relación comercial y generar empleo e inversión en Colombia,  aprovechando la afinidad de los jefes de Estado en temas como la transición energética y la lucha a favor de la seguridad alimentaria.

En los primeros 11 años del TLC, Colombia ha logrado importantes avances en materia de fortaleza exportadora, consolidación de los productos agrícolas y aumento de la inversión de Estados Unidos en el país.

Colombia ha fortalecido su poder exportador

El número de empresas exportadoras aumentó un 24%, pasando de 3.053 en 2012 a 3.772 empresas en 2022.
Colombia pasó de poder exportar 5.500 productos a 11.497.
1.036 productos nuevos han incursionado en el mercado estadounidense gracias al TLC.
997 productos quedaron libres de arancel en 2022 lo que permitió consolidar transacciones por US$ 9.864,2 millones, un alza de 68,5%.
El número de productos colombianos que consolidaban más del 50% del mercado en diferentes estados de EE. UU. aumentó en 15% al pasar de 275 en 2012 a 315 bienes en 2022.
Las ventas de los 5 de departamentos que más exportan a Estados Unidos crecieron 94%, al pasar de movimientos por US$ 2.154,6 millones en 2012 a US$ 4.173,1 millones en 2022. El comercio de Bogotá con EE. UU. ha crecido 44,7%; Cundinamarca +272,3%; Atlántico +245,5%; Santander +106,2%.
Nuevos productos se abrieron paso gracias al TLC Aguacate Hass, transformadores de dieléctrico líquido, partes de aviones y helicópteros, tubos de entubación para uso de extracción de petróleo, grasas y aceites vegetales.

Los productos agrícolas colombianos se consolidan

Los 101 productos agrícolas homologados registraron ventas por US$ 216,3 millones en 2022, lo que significa un crecimiento del 229% en el marco del TLC.
Los productos del agro tradicionales crecieron 150% durante el TLC (Café sin tostar ni descafeinar, flores frescas cortadas para ramos, rosas cortadas para adornos, bananos, extractos y esencias de café.
Las exportaciones de los principales bienes del agro no tradicional crecieron 350% al pasar de US$ 58 millones a US$ 261,3 millones (Filetes de tilapia, caña de azúcar pura y sólida, frutos y partes comestibles conservadas, limón Tahití).
Las exportaciones no minero-energético pasaron de representar el 29% en 2012 a 53% en 2022. Mientras que las energías tradicionales pasaron del 71% al 47%.
¿Qué pasaría con nuestros productos sin el TLC? ¿Qué arancel tendrían?

Uno de los principales beneficios de contar con un Tratado de Libre Comercio es la reducción y/o eliminación de aranceles que son impuestos que se cobran al ingreso de productos que vienen del exterior. Al eliminarse los aranceles, mejora la competitividad del exportador en el mercado de destino, en este caso Estados Unidos.
Incrementar los aranceles elimina la competitividad de los productos colombianos y se perdería la estabilidad del mercado pues los compradores buscarían proveedores con mejores precios.
Colombia perdería recursos de cooperación y ha sido de los países del hemisferio occidental que más apoyo ha recibido, además de transferencia de conocimiento.
En la siguiente tabla se evidencian los aranceles que tendrían los productos colombianos para ingresar a Estados Unidos si no tuvieran los beneficios arancelarios del TLC.

Se Incrementaron los aportes de Estados Unidos a Colombia

El capital inyectado por Estados Unidos en Colombia aumentó 101% pasando de US$ 2.476 millones en 2012 a US$ 4.975 millones. La cifra de inversión es la más alta desde 1994.
La participación de la IED de Estados Unidos en Colombia se dobló frente al total de inversión extranjera que llega al país. Mientras que en 2012 la IED desde Estados Unidos en Colombia representaba el 16% del total de inversión extranjera, en 2022 fue del 29%
La inversión de Estados Unidos en Colombia fue de US$ 4.975 millones, un 1,40% del PIB, en 2012 representó el 0,95% del PIB.
El 70 % de las importaciones desde Estados Unidos son bienes que no produce Colombia.

Una Nueva Alianza para el Progreso

Los retos que se identificaron para fortalecer el TLC a corto, mediano y largo plazo giran en torno a seguir fortaleciendo la competitividad nacional para que las exportaciones no minero energéticas sigan aumentando participación en el mercado de Estados Unidos, aprovechar el enorme potencial que tiene Colombia alrededor de la generación de energía limpia y el sector agrícola.
Transición energética, una gran oportunidad para Colombia

Las coincidencias sobre la urgencia de hacer la transición energética, las recientes leyes de Reducción a la Inflación y de Infraestructura estadounidense constituyen una oportunidad para Colombia, no solo para proveer minerales críticos, sino para atraer inversión que incentive la reindustrialización, lo que podrá impulsar el liderazgo regional de Colombia en transición energética, fabricación de bienes sostenibles, economía verde y producción de chips.
Las baterías para vehículos eléctricos de EE. UU. que pueden elaborarse en Colombia, son una gran oportunidad, pues podemos volvernos una pieza clave en la cadena de suministros de baterías y de minerales críticos necesarios para la transición energética.
Sector agrícola: con potencial de crecimiento de 250% en los próximos 4 años

En materia alimentaria, Colombia puede aumentar la frontera agrícola teniendo en cuenta los 25 millones de hectáreas con vocación de uso, al tiempo el sector agroindustrial está llamado a ser promotor y protagonista del comercio bilateral.
Las exportaciones del sector agroindustrial pueden alcanzar un crecimiento de más del 250% al pasar de US$ 400,2 millones en 2021 a más de US$ 1.399,9 millones en 2027, gracias al fortalecimiento del macro sector y las condiciones favorables que ha ofrecido el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.
Las oportunidades agroindustriales desencadenan un efecto dominó porque impulsan la productividad, gracias a la diversificación, tecnificación y el valor agregado de los mismos.

¿Cuáles son los retos en materia agrícola?

Avanzar en las reformas estructurales necesarias como el Acuerdo de Doble Tributación en EE. UU., seguridad, estabilidad jurídica, en la flexibilidad laboral, en la atención integral al campo.

Estructurar una política de expansión, tecnificación, formación, innovación, apadrinamiento y seguridad social en el campo.

Fortalecer la dotación de bienes públicos rurales, carreteras terciarias, conectividad digital, educación para la tecnificación, seguro climático y mayor acceso a crédito agropecuario.
Garantizar seguridad física en el territorio y seguridad jurídica para la inversión (propiedad de la tierra, estabilidad en régimen tributario, acceso a titulación); estructurar un régimen laboral propio que incentive contratación de mano de obra.