DADIS fortalece vigilancia de la leptospirosis en Cartagena debido a la llegada de la temporada de lluvias

12

Teniendo en cuenta que inició la temporada de lluvias, el Departamento Administrativo Distrital de Salud, DADIS, hace un llamado a la prevención de las enfermedades, entre ellas la leptospirosis, la cual se caracteriza por tener mayor incidencia a causa de las inundaciones como consecuencia de las lluvias intensas.

“Esta enfermedad tiene mayor prevalencia en regiones cálidas, y se asocia a ambientes rurales, aunque en los últimos años ha emergido a escenarios urbanos. Como en la mayoría de los eventos de interés en Salud Publica, la prevención es la mejor medida para contrarrestar la ocurrencia de posibles casos”, advierte la directora operativa de Salud Pública, Ana Margarita Sánchez.

Desde la Dirección Operativa de Salud Pública, a través del programa de Vigilancia en Salud Pública, y el trabajo articulado con las diferentes direcciones operativas del DADIS, se realizó mesa técnica con las EAPB que operan en el Distrito, basados en las responsabilidades inmersas en los lineamientos para realizar la vigilancia, análisis, valoración y modificación del riesgo de los eventos de interés en salud pública, para establecer una ruta para el diagnóstico de la leptospirosis en el Distrito de Cartagena, que nos permita tener certeza del comportamiento del evento y nos lleve a la toma de decisiones y la implementación de medidas de promoción y prevención.

Ana Margarita Sánchez explica que  “somos conscientes de que tenemos todas las condiciones sanitarias para tener una incidencia alta de dicho evento y que a nivel nacional se presentan debilidades en el diagnóstico, se hace necesario el fortalecimiento de la vigilancia del evento por parte de EAPB y sus Unidades Primarias Generadoras de Datos”.

Sobre la leptospirosis

La leptospirosis, que es de origen bacteriano, es transmitida principalmente por roedores y otros animales como perros, vacas, cerdos, cabras, ovejas, caballos, zarigüeyas y animales silvestres, que, al orinar, contaminan el agua, suelos y alimentos. Por esta razón es tan fácil su transmisión e infección a humanos en épocas de inundaciones.

Cuando las mucosas de los ojos, boca, nariz, o la piel lesionada (por cortes o abrasiones), entra en contacto con agua, superficies o alimentos contaminados, el ser humano es infectado, sin embargo, la transmisión de humano a humano no es común.