“Me niego a aceptar que este sea un país sin esperanza”: Vicepresidenta-Canciller al Congreso

11

Un llamado a devolverles, de manera conjunta, la esperanza a los colombianos, hizo –este martes– la Vicepresidenta y Canciller Marta Lucía Ramírez a los congresistas en la plenaria del Senado, durante un debate de control político, al que fue citada junto con el Ministro del Interior, Daniel Palacios.

“Creo, señores congresistas, que la obligación de todos nosotros, es contribuir a que los colombianos vean una luz en el futuro, vean una esperanza para el mañana. Y les digo con todo respeto, señores senadores,  cuando uno oye las intervenciones de los citantes, parecería que este es un país sin esperanza, pero me niego a aceptar que este sea un país sin esperanza. Y lo que diré ante el mundo entero es que Colombia es un país con grandes oportunidades, con grandes fortalezas, que tiene una institucionalidad y tiene una sociedad y una ciudadanía dispuestos a salir adelante, a pesar de las circunstancias que estamos viviendo”, expresó.

Frente al clamor de los jóvenes, afirmó que el Gobierno está comprometido con generar nuevas oportunidades para ellos. “Me solidarizo con el dolor de los jóvenes que están en la calle, con la gente que está en la calle, y además les quiero decir, no se sienten representados por buena parte de lo que significamos todos nosotros: ustedes y nosotros. A toda esa gente que está en la calle, tenemos que decirle que entendemos sus dolores, sus preocupaciones’.

Al referirse a las denuncias de violencia en medio de las protestas, fue enfática en afirmar que quien viole los derechos humanos, deberá responder ante la justicia, sin excepciones de ninguna índole. “El Gobierno Nacional no tolerará ningún caso de abuso a los Derechos Humanos. Todos los casos que se están investigando en este momento, los tiene que juzgar y decidir la justicia. Si hay algún caso de violación de los Derechos Humanos, debe individualizarse y el que lo cometió debe responder. Pero que quede claro que esta no es una actitud sistemática o que se origine en una instrucción en la cabeza del Estado y del Ejecutivo”, dijo.

En este sentido, manifestó que el país abrió las puertas a la CIDH, para que realice la visita el próximo 8 de junio, teniendo en cuenta todas las voces de los afectados. Y dejó un mensaje contundente: “No desconocemos ningún compromiso internacional, hemos sido líderes reconocidos en buena parte de los acuerdos internacionales por la defensa de los derechos humanos. Cuando fui senadora, siempre estuve liderando la defensa de derechos humanos, porque los que somos demócratas, no tenemos color político, los que creemos en los derechos humanos, no tenemos que hacer parte de un partido u otro, para defender la esencia de la dignidad de una democracia”.

En esta misma línea, reiteró que, si bien el Gobierno respeta el derecho a la protesta pacífica, es inadmisible que con vías de hecho se vulneren otros derechos de la población. “La obligación del Estado es proteger a los colombianos y darles la garantía de la vida, la seguridad, los alimentos, la movilidad y el trabajo. Todos estos son derechos fundamentales que el Estado, en una democracia, está obligado siempre a preservar y garantizar”.

Así mismo, hizo un llamado a líderes de todos los sectores, para que hagan un uso responsable y veraz de la información. “Nosotros no podemos de ninguna manera contribuir a esta desazón nacional, negando hechos, negando cifras que son ciertas. Hay un deber ético, moral y sagrado de decir la verdad. Y la veracidad es importante para que los ciudadanos se informen bien, porque desinformando a los ciudadanos, lo único que hacemos es destrozar la poca confianza que les queda a los colombianos”.

Agregó que hay oportunistas sacando réditos del caos y generando odio. “Cuando hablamos del derecho a la protesta, que no es un derecho absoluto, también tenemos que reconocer que hay algunas personas han utilizado la protesta para incitar al odio a través de las redes sociales. Si hay algún policía que ha cometido un crimen se le tendrá que llamar asesino, pero no condenar a toda una institución”

Finalmente, la Vicepresidente entregó a la mesa directiva del Senado copia de la correspondencia cruzada entre el Gobierno Nacional y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.