Gobernación del Atlántico promueve campaña de seguridad vial

14

El aumento de casos de adolescentes e, incluso niños, conduciendo motocicletas y motocarros en los diferentes municipios del departamento sin las medidas de prevención adecuadas, llevó a la puesta en marcha de una campaña de sensibilización y educación que busca reducir la accidentalidad en el Atlántico y evitar los siniestros viales en los que se ven involucrados menores de edad que, con frecuencia, no portan una licencia de conducción.

“Estamos trabajando con un equipo interdisciplinario de agentes de tránsito y funcionarios del Tránsito del Atlántico, para realizar recorridos en los municipios del departamento y llevarle a los padres de familia un mensaje en pro de la preservación de la vida, seguridad e integridad de sus hijos en las vías”, manifestó la Gobernadora, Elsa Noguera.
Entregar un vehículo tipo moto a adolescentes cuando cumplen 14, 15 o 16 años, es una práctica que se ha extendido en el departamento, y en algunas ocasiones no se realiza de manera responsable y en cumplimiento de las normas de tránsito.

De acuerdo con la normatividad vigente, los menores pueden conducir vehículos de motor siempre y cuando cuenten con una licencia de conducción legal vigente, que solo deberá ser usada para conducir un vehículo particular.

Cabe destacar que, para la obtención de las licencias de conducción, los menores de edad deben cumplir los siguientes requisitos: haber cumplido los 16 años, saber leer y escribir, haber aprobado exámenes de conducción teóricos y prácticos ante autoridades registradas en el RUNT, obtener un certificado otorgado por un centro de enseñanza automovilística y un certificado de aptitud física para la conducción.

Por eso, la directora del Tránsito departamental, reiteró la importancia de que exista la consciencia del riesgo que representa manejar siendo menor de edad, pues generalmente los niños y adolescentes no tienen la fuerza suficiente para maniobrar en una motocicleta pesada; y sin una correcta educación vial, el riesgo se incrementa considerablemente para todos los actores viales.