Caimanes defendió su casa, derrotó 15-4 a Toros de Sincelejo en el Edgar Rentería

9

Caimanes de Barranquilla se impuso la noche de este martes a los Toros de Sincelejo, por amplia pizarra de 15-4, en el estadio Édgar Rentería, en medio de las emociones propias de un partido que arrancó cerrado y que terminó lleno de batazos.
La victoria se la acreditó el primer relevo Roberto Pérez, mientras que la derrota la cargó el relevista Juan Pinilla.

El juego tuvo un inicio cinematográfico. El reconocido director y actor norteamericano Mars Callahan y el premiado intérprete con el premio Oscar, Cuba Golding Jr., hicieron los honores de lanzar la primera bola antes del duelo entre Caimanes y Toros, el mismo que tuvo emociones cual el mejor guion de Hollywood.

Lo primero de la noche fue el cerrado duelo de serpentina entre los abridores. Por un lado, el debutante venezolano en los ‘reptiles’ Carlos Quevedo y por el otro el inicialista de los ‘astados’ Jay Peralta, quienes por tres entradas colgaron los ceros consecutivos hasta la cuarta entrada.

Ahí los bates barranquilleros se hicieron sentir cuando Roger Carballo sacó una roleta que hizo out en la intermedia a Andrés Noriega, pero le permitió anotar a Mauricio Ramos desde la tercera, para la primera rayita de la noche.

Sin embargo, los Toros ripostaron inmediatamente. En la baja de la cuarta entraron dos anotaciones para voltear la pizarra Robinson Cabrea, quien se estrenaba en los sincelejanos tras ser enviado en cambio desde los Caimanes, sacó una línea de imparable por encima de tercera para un doble que empujó a Juan Zabala.
Acto seguido, Guillermo Quintana despachó otro doble al bosque izquierdo para traer a la registradora a Cabrera y voltear el juego 2-1 a esa altura.
Caimanes no se quedó quieto, en el quinto llegó al empate 2-2. El receptor Carlos Martínez sacudió sencillo a la izquierda que le permitió a Gustavo Campero llegar hasta tercera, pero en la misma jugada hubo un error en el fildeo del patrullero Daniel Aguilar le permitió anotar la igualdad.

Con un racimo de cuatro anotaciones en la alta de la sexta, los ‘saurios’ tomaron ventaja en la pizarra, tomando provecho de los fallos de los Toros.
Primero Mauricio Ramos negoció pasaje gratis con bases llenas, para que Roger Caraballo anotara la ventaja 3-2.

El 4-2 llegó luego de que Dilson Herrera recibió un pelotazo con bases llenas del relevista Juan Pinilla.

Luego, el bate del zurdo Leandro Emiliani llegó a la película para robarse las cámaras, con un profundo batazo para empujar a Gustavo Campero y Mauricio Ramos y abrir el partido 6-2.

Los barranquilleros volvieron a afilar los maderos para el 7-2, en la séptima entrada. En situación de bases llenas y un out, Carlos Martínez sacó un enorme fly de sacrificio al prado central y así traer a Héctor Martínez desde la antesala.

 

Otra vez con las bases llenas, el turno al bate fue para el líder del equipo, Dilson Herrera, quien tras pelear un turno de calidad, sacudió un triple en el callejón entre los jardines central y derecho para limpiar las almohadillas y aumentar a 10-2 la distancia.
Los ‘astados’ recortaron la diferencia en la parte baja del séptimo, con un cuadrangular por el bosque derecho de Rodolfo Nolasco con un corredor en circulación para el 10-4.

En la alta de la octava, la cifra creció a 14-4, pues Caimanes volvió a la carga. Primero, Campero sacó elevado de sacrificio para traer en pisa y corre a Andrés Noriega y luego, con dos en circulación, Carlos Martínez sacudió su cuarto vuelacercas del torneo.
La puntilla llegó con una más en la alta de la novena, no sin drama antes, por el pelotazo sobre Dilson Herrera que le obligó a salir del juego, para dejar como corredor emergente a Carlos Arroyo, cuando Roger Caraballo sacudió roleta al campo corto, que le permitió al corredor emergente Arroyo anotar el 15-4.

Por Caimanes se destacó Carlos Martínez, de 5-3, con un jonrón, cuatro empujadas y una anotada. Dilson Herrera de 3-2, con un triple y cuatro empujadas.
Hoy Caimanes se volverá a medir a Toros, en condición de local, desde las 7:00 de la noche en el estadio Édgar Rentería.